Turismo Turismo Rural Cuenca

La Alberca de Záncara

El municipio de La Alberca de Záncara es una hermosa villa manchega de gran sabor tradicional. Está ubicada en la provincia de Cuenca, en la Comunidad Autónoma de Castilla – La Mancha. Tiene una superficie de 100 km² con una población de 1.976 habitantes (INE 2009).

Durante la dominación romana pasaba por el término municipal una calzada que comunicaba Complutum con Cartago Nova, junto a la Fuente del Pilar. Es posible que buscando un lugar con abastecimiento de agua surgiera un pequeño poblado cercano a esta fuente. En un monte cercano a la población, el Cerro Motejón, se han encontrado restos de recintos amurallados que rodeaban una antigua fortaleza.

Es en época árabe cuando se fija definitivamente su nombre: “Alberca” (del árabe> al-birka, “el estanque”) y el distintivo “de Záncara”, por la proximidad al río que lleva este nombre, también de origen árabe.

Es en la Edad Media cuando aparecen las primeras noticias sobre la localidad. En esta época se produce una repoblación con gente que viene de lugares cercanos. En 1335 se funda en la zona un convento de Dominicas. La comunidad de monjas de San Ildefonso de la Alberca permanecerá aquí hasta el 8 de Junio de 1499.

El comienzo de la Edad Moderna viene marcado por la obtención del título de villa. Este privilegio será confirmado por los Reyes Católicos en Toledo, el 20 de Marzo de 1480. El Siglo XVI comienza con varias epidemias, lo que conlleva un descenso de población. En esta época se construyen sus edificios más destacables, como la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. De la Asunción (S. XV-XVI) y el Ayuntamiento (S. XVI). También había dos ermitas, la de Santa Ana, sobre cuyos cimientos se construyó el Convento de Carmelitas en el siglo XVII y la de San Sebastián, hoy desaparecida.

En el Siglo XVII se construye el convento de Santa Ana, y destaca la figura de Fray Francisco de la Cruz, carmelita calzado que peregrina a Tierra Santa con una Cruz a cuestas entre 1643 y 1646. Dicha cruz es la actual patrona de la Alberca, con cofradía fundada en 1724.


Visitas de interés:

- El Ayuntamiento. Se trata de un edificio del siglo XVI, que alterna sillarejo y mampostería. Estructurado en dos plantas, la de abajo posee una entrada porticada con cuatro arcos de medio punto sobre pilastras puramente renacentistas, y la de arriba acoge en la actualidad las dependencias municipales. Se sospecha que pudo ser un antiguo hospital fundado por Juan López de Rús en el siglo XVI.

- La Plaza del Parador. La construcción más antigua de la población se encuentra allí: se trata de la Fuente del Pilar, que aparece ya mencionada en las Relaciones de Felipe II. Se sitúa junto a la calzada romana que atraviesa el mismo centro del pueblo. Se trata de un manantial que brota en la misma roca, sobre el cual se ha levantado una construcción romana consistente en un depósito para recoger el agua con una salida en forma de alcantarilla que serviría para regar las huertas fértiles de la Calle de las Huertas y abastecer al arrollo donde se lavaba antiguamente. En esta misma plaza cabe destacar la Fuente de la Vida, monumento ideado por el artista D. Julián Pérez Muñoz en el que se representan los valores humanos y laborales de las gentes de la localidad.

- El Convento de Santa Ana. Data de entre los siglos XVII-XVIII. Fue el antiguo Convento de Carmelitas Calzados que se establecieron en el término municipal el 7 de diciembre de 1587, en la antigua Ermita de Santa Ana (S. XIII), y sobre la cual edificarían un templo de estilo barroco, con planta de cruz latina, con una prolongación del brazo izquierdo del que parte la Capilla de la Santa Cruz (S. XVIII). Esta capilla posee un rico retablo realizado en 1754 que alberga a la patrona, La Santa Cruz, coronado con una efigie de Fray Francisco. En la actualidad este templo es la sede de la Cofradía de La Santa Cruz, fundada en 1724.

- La Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción. Del siglo XV-XVI, es una edificación de un Gótico tardío de transición al Renacimiento. La portada principal es de estilo herreriano, con frontón triangular y decoración de pináculos y bolas. El interior es de una sola nave, con ocho finas columnas semiembebidas en el muro. De los capiteles arrancan las nervaduras de lacería de la bóveda que cubre el templo. Además consta de cuatro capillas laterales, también renacentistas. Dentro de la sacristía se ha creado un pequeño Museo que recoge algunas piezas de arte sacro y etnografía.

- La Serrezuela. Se trata de un área natural con una superficie de 10 hectáreas, de propiedad municipal, situada en una pequeña sierra a tan sólo dos km del centro de la población. En ella se pueden observar distintas especies de arbolado: pinos, encinas, olivos, almendros, etc., así como una gran variedad de plantas autóctonas.


Fiestas y tradiciones:

- El Día de La Cruz de Mayo, el 3 de mayo. Se celebra una procesión en la que la patrona recorre las calles del pueblo. Se organiza una comida en La Serrezuela.

- El Día de San Isidro Labrador, el 15 de Mayo. La imagen es traída a la población desde la ermita en procesión el día de La Cruz de Mayo para, posteriormente, ser trasladada el día de su fiesta a la ermita y celebrar allí la romería del Santo.

- Los Mayos, el 30 de abril. Una tradición de origen pagano en la que se cantan los Mayos a la Virgen del Carmen y en los últimos años también a la Santa Cruz.

- La Virgen del Carmen, el 16 de Julio. Una procesión alrededor de la Plaza del Parador, ya que la población tiene una gran devoción hacia esta imagen.

- Las Fiestas Patronales, del 13 a 18 de septiembre. Dedicadas a la patrona, La Santa Cruz, llevada por Fray Francisco de la Cruz a Tierra Santa por el año 1645. La Cruz se conserva en el Convento de Santa Ana, donde se encuentran enterrados los restos de Fray Francisco. En estas fiestas destacan Los Dichos, una lucha dialéctica entre moros y cristianos por conseguir y mantener la cruz, ejecutando danzas provistos de palos y castañuelas. También destacan la Jota rabiosa o del Garrote, que es una jota de gran arraigo popular y el Ofrecimiento, que es una tradición popular.


Gastronomía:

En La Alberca de Záncara encontramos platos típicos manchegos, como las gachas, el ajoarriero, el morteruelo, el pisto manchego y diversas variedades de queso. De hecho, la localidad es el centro productor de un queso manchego de prestigio internacional.

¿Dónde comprar?

En esta localidad se encuentra la quesería “Quesos Coquem” donde se elaboran quesos bajo la Denominación de Origen de Queso Manchego. La empresa ha recibido numerosos premios por sus productos. Se encuentra en la entrada de la localidad y disponen de tienda donde se pueden comprar sus quesos.

Quesos Coquem
Quesos Coquem

Dirección:
QUESOS COQUEM
Sociedad Cooperativa Quesera Manchega "LA SANTA CRUZ”
Ctra. de San Clemente 15
16620. La Alberca del Záncara (Cuenca)
Teléfono: (0034) 967 150 036
Fax: (0034) 967 150 610
Web: http://www.coquem.com



Más información:

Ayuntamiento
Plaza del Ayuntamiento, 1
16620 La Alberca de Záncara (España)
Tel.: 96 715 00 01






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2017 http://www.turismoruralcuenca.com. Última actualización: 28/01/2013 - 15:35:00.